Page images
PDF
EPUB

Tesoro de Predicadores ilustres.

LA RAZON FILOSÓFICA

LA RAZON CATÓLICA.

FACULTAD DE DERICHO

Biblioteca

Ej. Consulta en Sala Excluido de préstamo (201)

[merged small][ocr errors][merged small][merged small][merged small][merged small]

PREDICADAS EN PARIS EN 1851, AUMENTADAS Y ACOMPAÑADAS
DE NOTAS Y OBSERVACIONES,

50.521

POR EL

M. R. P. VENTURA DE RAULICA,

ANTIGUO GENERAL DEL ÓRDEN DE LOS TEATINOS, CONSULTOR DE LA SAGRADA CONGREGACION
DE RITOS, EXAMINADOR DE LOS OBISPOS Y DEL CLERO ROMANO;

FACULTAD DE DERECH
Biblioteca

traducidas de la segunda edicion francesa

POR

EL PRESBITERO DON ILDEFONSO JOSE NIETO,

Ej. Consulta en Sala
Excluido de préstamo
(201)

Doctor en Sagrada Teología y en Jurisprudencia, Abogado del Iltre. Colegio de Madrid,
Capellan de Honor honorario y Predicador de S. M.,

Dignidad que fué de Chantre de la Santa Iglesia Catedral de Badajoz.

Segunda edicions

"EXCLUIDO DE PRESTAMO"

FANVERSIDAD CENT

BIBLIOTECA

MADRID,

LIBRERIA DE D. Leocadio Lopez, editor,

calle del Cármen, núm., 29.

1859

BIBLIOTECA UCM

5305696279

Es propiedad.

X-53-159819-4

MADRID, 1859.-Imp. de M. RIVADENEYRA

Biblioteca

Ej. Consulta en Sala Excluido de préstamo (201)

ADVERTENCIA DEL EDITOR.

BAJO el título de la Razon filosófica y la Razon católica se comprende la lucha empeñada entre dos principios, que se disputan con temeridad el dominio de la inteligencia.

Tres siglos hay que, sacudiendo ciertos filósofos el yugo de la autoridad y proclamando el libre exámen, abrieron una discusion universal, y emplazaron á ella todos los conocimientos y todas las creencias. Ni el peso de la tradicion, ni la sancion de la humanidad pudo hacer que respetasen siquiera aquellas verdades de que nadie dudaba. Con el designio de reconstruir la ciencia demolieron de un solo golpe cuanto habian edificado los siglos, cavando y profundizando hasta arrancar la última piedra de su cimiento; y deseando asentar el nuevo edificio sobre un terreno tambien nuevo, eligieron por base la duda universal.

Bien pronto conocieron la temeridad de su empresa, cuando se vieron engolfados en un abismo, sin haberse reservado un punto de apoyo donde fijar los piés. Las cuestiones que debian abordar eran inmensas, y no contaban con un solo rayo de luz para romper las densas nieblas de que se habian rodeado. Pero, léjos de recurrir á la antorcha de la revelacion, fueron á mendigar el pálido reflejo de los sepulcros. Removiendo el polvo de la. Grecia pagana, y evocando las sombras de sus antiguos sábios, sacaron de entre sus cenizas y presentaron al mundo como nue¬ va una filosofía de veinte siglos.

Mas esta filosofía llevaba en sí misma el origen de su destruc

[ocr errors]
« ՆախորդըՇարունակել »